Desgarradores quejidos
de la garganta de un pueblo,
un pueblo que hoy agoniza
en un pajar de tormentos.

Aguacero de maltratos
provienen de oscuro cielo,
un cielo que les envía
mil relámpagos y truenos.

Espectáculo dantesco
se asemeja al mismo infierno,
infierno que les consume
en las calderas del miedo.

Cual espinas gigantescas
que aguijonean sus cuerpos,
les mantienen sumergidos
en un mar de sufrimientos.

Torturadas van las almas
en un carnaval de fuego,
como tétrica comparsa
que marcha en el desespero.

La vida pierde sentido,
todo es oscuro y siniestro,
vida que se va perdiendo
en un negro firmamento.

Desde un forzado exilio
la otra parte de este pueblo,
clamando la humana ayuda
en un inútil esfuerzo.

Roguemos porque el destino
termine este sufrimiento,
cuando este mundo indolente
se apiade de sus lamentos.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch