Si tuviera alas
y volar pudiera,
y sin restricciones
volver a mi tierra.

Volver a esa tierra
allá en el pasado,
antes que vinieran
los nefastos cambios.

Cuando los cubanos
vivían como hermanos,
cuando no había miedo,
cuando no había llanto.

Linda tierra aquella
de las mariposas,
de bellos jardines,
flores olorosas.

Donde yo creciera,
donde yo estudiara,
donde yo corriera,
donde yo jugara.

Donde compartiera
con mis amistades,
y feliz viviera
con mis familiares.

Donde un día feliz
yo me enamorara,
y en unión eterna
feliz me casara.

Donde yo fui padre,
donde ella fue madre,
hermosa experiencia,
nada comparable.

Si tuviera alas
y volar pudiera . . .
luce solo un sueño,
ilusa quimera.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch