Recostada en el Caribe,
adornada por palmeras,
endulzada por las cañas,
vestida de guayabera.

Rodeada de bellas playas,
valles, ríos y montañas,
debajo de un azul cielo,
como aretes, nubes blancas.

Mirando hacia el infinito
elevando una plegaria,
un pueblo vive oprimido,
un pueblo que sufre y calla.

Su belleza no han cambiado,
no han podido aminorarla,
mucho ha cambiado la vida,
marchitas están las almas.

Cambios drásticos vinieron,
revolución insensata,
detuvieron el progreso,
acabaron con la patria.

Filosofía destructiva,
malévola en su contexto,
terminaron con la paz,
aniquilaron un pueblo.

Todo tiene su final
como ha tenido comienzo,
pronto Cuba reirá,
¡pronto habrá un resurgimiento!

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch