¿Y qué vas a dejar cuando tú partas,
riquezas materiales que se gastan?
¿Por qué no dejas algo de mayor substancia,
un pensamiento, un libro, un comportamiento,
o una filosofía interesante y sabia?

Pasar por esta vida sin dejar un rastro
nos condena a ser prontamente olvidados,
estéril nuestra vida, de haber sido,
así de pobre ha de ser nuestro legado.

¿No quisieras ser tú recordado
y no yacer olvidado en el pasado?
¿No quisieras ser tú recordado
por alguna enseñanza que has dejado?

¿No quisieras ser tú recordado
por el buen ejemplo que hayas dado?
¿No quisieras ser tú recordado
por lo que al semejante has ayudado?

Deberíamos sentirnos obligados
a no partir sin que dejásemos algo,
esforzándonos durante nuestras vidas
para a este mundo dejar nuestro legado.