Con el pasar de los años
amigos se van perdiendo,
aquellos que se han marchado
hacia el valle de los muertos.

Son muchos los que se han ido
hacia el mundo de lo incierto,
a esa oscura dimensión
que todos desconocemos.

Sufrimos momentos duros,
momentos de desconcierto,
el día que se marcharon
en un viaje hacia lo eterno.

Es el precio que pagamos
por vivir más largo trecho,
¿Somos los afortunados
o afortunados son ellos?

Sus recuerdos se mantienen
viviendo en el pensamiento
de los que aquí hemos quedado,
pendiente nuestro momento.

El día que ellos marcharon
se llevaron nuestro afecto.
La amistad que mantuvimos
guardada está en el recuerdo.

Si de verdad existiese
vida en otro espacio y tiempo,
inesperada sorpresa,
inesperado reencuentro.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch