Nadando en el Mar Caribe
una sirena preciosa,
su cuerpo elegante y bello
contrastando con las olas.

Sus cabellos de palmeras
agitados por el viento,
movíanse incesantes
debajo de un azul cielo.

Su perfil bien delineado
grácil hacía su figura,
desplazándose en el agua
con envidiable soltura.

Ornamentando el ambiente
su belleza y hermosura,
cual resultado elocuente
de divina arquitectura.

Única e irremplazable
como preciosa pintura,
bella joya caribeña
esta sirena, mi Cuba.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch