Ya se avecinan los cambios
en mi patria atormentada,
ya se le esfuma la vida
al hombre que la maltrata,
ya se aproxima el momento
en que será liberada,
ya se va acortando el tiempo
donde sanarán sus llagas.

Ya se romperán cadenas
que la mantienen atada,
ya cesará el cruel sistema
que la tiene sojuzgada,
ya se reunirán sus hijos
en hermandad solidaria,
ya en un gran esfuerzo unidos
reconstruiremos su alma.

Ya han pasado tantos años
de injusticia y de infamia,
ya han rodado tantas lágrimas
por las mejillas cubanas,
ya son tantas las familias
que se han visto separadas,
ya ha sufrido demasiado
un pueblo que se desangra.

Ya nos vamos acercando
a esa hora anhelada,
ya el reloj marcando el tiempo
nos dará la campanada,
ya está llegando el momento
como la lluvia esperada,
ya pronto libre estarán
la dulce caña y la palma.

Ya pronto vendrán los vientos
que arrastren a esa canalla,
ya pronto ellos pagarán
todas sus acciones malas,
ya se le aplicará justicia
a esa banda desalmada,
¡Ya todo habrá terminado,
comienza una nueva etapa!

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Anuncios