Noche oscura, noche negra,
noche sin luna y sin estrellas,
noche sin reflejos, noche tétrica,
noche que ha traído una tormenta
plagada de temores y miserias.

Noche fantasmagórica y siniestra
que envuelve a nuestra isla en forma horrenda,
inundándola de diabólicas ideas
antípodas del amor, inmorales y malévolas,
donde florece la envidia de una frustrada ralea.

Bajo su oscuro manto se esconden
las pasiones más bajas y abyectas
que atentan contra la bondad y su belleza,
epítome de maldades y bajezas,
de almas podridas que en su oscuridad se manifiestan.

Las familias se desmembran
ahogadas en un mar de delaciones y peleas,
bajo la desconfianza los amigos se alejan,
se prende, tortura y mata indiscriminadamente y sin tregua,
muchos en el mar perecen huyendo hacia otras tierras.

Atemorizados, los que allá quedan
son sometidos al yugo que los doblega,
autoridad que los maltrata y los veja
abusando del poder que forzadamente detenta,
destruyendo todo lo que ha significado decencia.

Se ahoga un pueblo en una amarga queja
enjugando sus lágrimas en un pañuelo de paciencia,
rogando llegue el día de la claridad eterna,
y mientras ellos esperan esa luz que aún no llega,
la noche sigue oscura, la noche sigue negra.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch