Me acuerdo de aquella Cuba
la de la eterna sonrisa,
donde la gente reía,
la de refrescante brisa.

Bulliciosas eran las calles
de su capital, La Habana,
sus noches maravillosas,
era una ciudad encantada.

El barrio donde crecimos,
La Víbora, se llamaba,
lindas casas se veían,
era ejemplo de barriada.

Los parques donde jugamos
haciendo mil muchachadas,
colegios a los que fuimos
y el carácter nos formaran.

La música y la alegría
iban ambas hermanadas,
fue una época feliz
en nuestra Cuba pasada.

Acogedor el cubano,
su amistad siempre brindaba
en actitud que mostraba
la nobleza de su alma.

Era un pueblo laborioso
que muy duro trabajaba,
que también se divertía,
que bromeaba, que fiestaba.

Me acuerdo de aquella Cuba
cuando la felicidad reinaba,
me acuerdo de aquella Cuba
hoy sumida en mi nostalgia.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch