En la cresta de una ola,
mirando hacia la distancia,
me mecía en lindo viaje
de recuerdos y nostalgias.

¡Oh Cuba! mi bella isla,
complacido recordaba,
mi paraíso perdido,
mi patria tan añorada.

Por mucho que se movía
la ola no adelantaba,
tal luce que no quería
que a mi tierra yo llegara.

Por más esfuerzo que hacía
no acortaba la distancia,
de aquella bella ilusión
sin quererlo, me alejaba.

Cansado ya de luchar
con esta ola malvada,
me lanzaba al azul mar
y en él, nadaba… nadaba…

Después de mucho nadar
ya con el alma cansada,
feliz lograba llegar
a Cuba, mi tierra amada.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch