Vuelve mi música a Cuba,         
tierra donde ella nació,         
la salsa pierde su nombre,       
vuelve a ser guaracha y son.     

Resuenan las tumbadoras,         
repiquetea el bongó,             
se juntan en una gran fiesta     
cerveza, aguardiente y ron.      

De nuevo es libre la isla,
la opresión ha terminado,
feliz de nuevo el cubano
al dejar de ser esclavo.

Resucitan los que han muerto
como por arte de magia,
vuelve a su casa el destierro,
comienza una nueva etapa.

El Paredón se retira,
con él su historia macabra,
se alumbra de nuevo El Morro,
hay música en La Cabaña.

Se ilumina El Malecón
a la luz de sus farolas,
humedecen sus bombillas
el salpicar de las olas.

Se da libertad a los presos,
termina una injusta cárcel,
se enjuicia a los carceleros,
la justicia al fin se imparte.

Vuelven los niños a la escuela,
esta vez van a educarse
a vivir en democracia            
y en ella a desarrollarse.       

Unidos en un abrazo
blancos, negros y mulatos,
como unos buenos hermanos,
como unos buenos cubanos.

Hoy es día de fiesta en Cuba,
hoy es día de alegría,
es el renacer de un pueblo
y el fin de una tiranía.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch