Espejismo perdido en la distancia
que cada vez con más crueldad el tiempo aleja,
espejismo de una bella isla encantada
hoy convertida en figura lastimera.

Ya hoy sus cañas han perdido la dulzura,
ya no liban de sus flores las abejas,
ya sus nubes han perdido la blancura,
ya no baten los penachos sus palmeras.

Ya no brillan en la noche sus estrellas,
ya ha perdido el esplendor su primavera,
ya han dejado de volar sus mariposas,
ya su risa se ha tornado en fea mueca.

Ya no se oye el susurro de sus ríos
recorriendo eternamente sus praderas,
ya no se oye el cantar en sus pinares
de las aves enmudecidas de pena.

Ya no muestra su mar la blanca espuma
de las olas chocando con la arena,
ya abochornado el sol no alumbra sus llanuras
obscureciendo sus días de tristeza.

Esperemos nos llegue el feliz día
en que por fin desaparezca el vil castrismo
y como por arte de prodigiosa magia
se convierta en realidad nuestro espejismo.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch