Un 19 de Mayo
se apagó nuestro lucero,
cayó desde su caballo
abatido por el fuego.

Murió con la cara al sol
como han de morir los buenos,
la pureza de su sangre
abonando nuestro suelo.

Dio la vida por su patria,
dio la vida por su pueblo,
dejándonos su ideario,
marcando nuestro sendero.

Él fué prosa y poesía,
él fue amor y magisterio,
fustigando con su pluma
al enemigo extranjero.

Sin odio en su corazón
donde no existió el veneno,
por la vida se condujo
como un Mesías moderno.

Ejemplo fué de pasión
y patriotismo sin frenos,
ofreciendo blanca flor
sin reparos y sin miedos.

Hombre de grandes ideas,
inteligencia y talento,
¡Como lo necesitamos
en estos tristes momentos!

Nuestra más grande figura
junto a Gómez y Maceo,
murió peleando en Dos Ríos
¡Aquel que sigue viviendo!

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch