Perdido en el infinito,
un pensamiento,
un pensamiento de paz,
más que un pensamiento,
un ruego.

Un ruego de que en mi patria
cesen ya los sufrimientos,
un ruego de que la paz
llegue por fin a mi pueblo.

Un pueblo que se consume
en el mar de los tormentos,
un pueblo que vive oculto
en las tinieblas del miedo.

Un ruego de que termine
ese cruel desasosiego
en el que viven sumidos,
donde se vive sufriendo.

De que se abran las cárceles,
que se liberen los presos,
que se respeten derechos,
de que no hayan más muertos.

De que termine el destierro
y volvamos a lo nuestro,
de que podamos unidos
reconstruir nuestro suelo.

De que puedan los cubanos
mirar libremente al cielo,
que vuelva a ser paraíso
aquello que hoy es infierno.

Perdido en el infinito,
un pensamiento,
un pensamiento de paz,
¡más que un pensamiento,
un ruego!

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch