Bajo un manto de canas
las cabezas cansadas,
ya son mucho los años
de una carga pesada.

El largo tiempo vivido
nos ha dejado su marca,
pintando en nuestras cabezas
un blanco manto de canas.

Un manto que nos distingue
como medalla de plata,
premio que se nos otorga
por la batalla librada.

Símbolo de sabiduría
por experiencias pasadas,
la madurez de los años
se ve en ellas reflejada.

Atrás, nos queda el pasado,
nos vamos en retirada,
nuestras deudas con la vida
van quedando ya saldadas.

Nuestra obra, si algo hicimos,
en la historia está anotada,
le toca a los pinos nuevos
si algo ella vale, imitarla.

Continuamos el camino
con nuestro adorno de canas,
luciéndolas con orgullo
hasta el fin de la jornada.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch