Cual palomas indefensas
fueron barridas del cielo,
inmisericordemente,
por los halcones del miedo.

Cual palomas indefensas
en el mar ellas cayeron,
arrastrando en su caída
las vidas que se perdieron.

Miserables asesinos,
pájaros de mal agüero,
dos indefensas palomas
derribaron con su fuego.

El mar fue mudo testigo
de este repudiable evento,
en el fondo de sus aguas
yacen los mortales restos.

Cuatro vidas inocentes,
el resultado funesto
de aquella acción despreciable
que ya no tiene remedio.

Vergüenza ha de darle al mundo
que permitió este atropello,
descansen en paz los hombres
que fatalmente murieron.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch