Destierro lleva por nombre
la enfermedad que padezco,
como un estado febril
que afecta mis sentimientos.

La tristeza y la nostalgia,
los principales efectos
de este padecer nocivo
que ataca el alma y el cuerpo.

Mientras más el tiempo pasa
más fuerte el padecimiento,
el corazón se me estruja
llorando triste en mi pecho.

No sabemos cuánto dure
este malestar que siento,
cuánto tiempo más estemos
alejados de lo nuestro.

Cruel enfermedad que sufren
todos los que viven lejos,
obligados a exilarse
por un microbio malévolo.

Existe solo una cura,
esa cura es el regreso,
pues volver a nuestra tierra
es el único remedio.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch