Vaga el alma en pena       
del desterrado,            
sin rumbo fijo,            
de la patria alejado,      
flotando en un mar         
de incertidumbre,          
como barca perdida         
en una noche sin lumbre.   

Como brújula rota
que no indica el camino,
un camino que luce
no tener destino,
caminante inseguro,
caminante perdido,
que deambula en un mundo
que no tiene sentido.

No nos acostumbramos
a este amargo camino,
alejados del medio
en que hemos vivido,
ocultando en el llanto
lo que no será olvido,
ocultando en el llanto
un pasado perdido.

Se agotan nuestras vidas
alejadas del nido,
las mismas se acortan
como pájaro herido,
no nos resignamos
a aceptar el exilio,
nuestro sufrir llevamos,
inmerecido castigo.

El camino al regreso
indefinido y frío,
viviendo en un mundo
en un mundo vacío,
en un mundo indolente
carente de espíritu,
repleto de intereses       
egoístas y mezquinos.      

Esperemos que un día
se termine el hastío
de este camino arduo,
de este camino impío,
que a la patria volvamos
y allá reunidos,
nunca más suframos
de este amargo camino.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch