Coronas de espinas en las frentes,
sujetas las manos por los clavos,
como cruel crucifixión moderna,
sufrimos los cubanos, un calvario.

Físicos y morales latigazos,
aguijoneados por las lanzas los costados,
caprichosa voluntad de un vil tirano,
en un eterno penar, martirizados.

Ignoran nuestro dolor, pueblos hermanos,
que en reprochable actitud, como Pilatos,
volviéndose de espaldas, no mirando,
carentes de interés, lavan sus manos.

La resurrección ha de llegar, no hay que dudarlo,
ya pronto nos veremos liberados,
ya pagarán por sus pecados los malvados,
ya pronto ha de cesar nuestro calvario.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch