La noche, dama oscura y misteriosa,
teatro de incontables aventuras amorosas,
su impenetrabilidad es solo rota
por la tenue luz de su luna soñadora.

Refugio de estrellas que titilan
en eterna y bella danza cadenciosa,
ella nace cuando al retirarse el día
éste se pierde en sus tinieblas silenciosas.

Profunda, elegante, majestuosa,
huyendo del día que la acosa
se oculta en su tupido negro velo,
escondiéndose cual niña temerosa.

Fugaces estrellas se desplazan
en profusa actividad maravillosa,
que acompañadas de brillantes luceros
se incorporan a su belleza grandiosa.

Su efímero reinado se termina
con las primeras luces de la aurora,
cuando forzada por el impaciente día
se marcha a descansar sin más demora.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch