Te miro y te veo tan lejos
tan lejos como un lucero,
con tu titilante luz
perdida en oscuro cielo.

Extiendo hacia ti mi mano
pero alcanzarte no puedo,
como quisiera tocarte
pero aunque trato no llego.

Perdida en la lejanía
ya casi que no te veo,
tantos años han pasado,
tantos años de desvelo.

¿Podré tocarte algún día,
 podré volver a tu seno?
¿Serás tú libre algún día,
 libre algún día mi pueblo?

Y mientras llega el momento
donde se cumplan mis sueños,
sigo desde la distancia
sufriendo este cruel desvelo.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch