Como un caimán acostado
flotando sobre las olas,
ornamentando el Caribe
se encuentra una isla hermosa.

El golfo cuida con celo
como madre protectora,
apostada ante su puerta
vigilante a toda hora.

Estilizada, elegante,
como dama encantadora,
parece que está dormida,
atractiva, embriagadora.

El sol calienta sus playas,
sus playas acogedoras,
con su blanca y fina arena
bañada por suaves olas.

Puro el azul de sus cielos,
de cristal azul sus mares,
susurrante y dulce brisa
la refresca y acaricia.

El viento bate sus palmas
que se mueven majestuosas,
junto con las verdes cañas
en danza maravillosa.

Engalanada de estrellas
su noche bella, ostentosa,
su luna limpia y brillante,
romántica y soñadora.

Podemos tanto decir
de esta isla seductora,
Cuba por nombre pusieron
a esta escultura preciosa.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch