Me enamoré de una isla, de su cielo, de sus mares,
de sus cristalinos ríos y verdes cañaverales,
de sus alegres campiñas, de sus gráciles palmares,
de sus altivas montañas, de sus bellísimos valles,
de sus arenosas playas, de sus muy lindos pinares,
de sus coloridas flores, elegantes y olorosas,
de sus intensos paisajes con sus vistas majestuosas,
de su flora, de su fauna, de sus bellas mariposas,
de sus pájaros trinando dando notas armoniosas,
de sus mujeres sensuales y música pegajosa,
de sus aires tropicales y su comida sabrosa,
del calor de los cubanos y de su actitud afectuosa,
de tantas cosas que olvido y de su historia gloriosa,
del ambiente que existía en aquella Cuba hermosa
antes de caer en manos de gente facinerosa.

Hoy sufro la lejanía, por ella mi corazón llora,
me enamoré de una isla, de una isla encantadora.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch