Elegante dama que con su azulada luz nuestra noche alumbra,
acompañada siempre de un sin fin de estrellas,
como sequito brillante de una hermosa reina,
inspiración poética, romántica y bella.

Mudo testigo de bellos romances
el oscuro cielo adorna cual lindo diamante,
cuántas las parejas que bajo su fulgor
se han manifestado en despliegue de amor.

Luce que está viva, parece que habla,
cuánto contaría si ella hablar pudiera,
mejor que se calle, que nada nos diga,
que todo oculto quede bajo un marco de intriga.

Espejo del sol cuya luz refleja
tenuemente las noches alumbra,
creando esa suave penumbra
que despiertos a soñar nos lleva.

Si reflejasen la luz que otros producen
aquellos que luz propia no generan,
viviríamos un mundo siempre iluminado
por los que luz producen y por los que la reflejan.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch