Han acabado con Cuba,
paraíso terrenal,
se ensañaron con mi tierra
con despiadada maldad
cual pirañas infernales
llegadas del más allá,
entrenadas en lo malo,
expertas en destrozar
todo lo bueno a su paso,
sin ápice de piedad.

Despiadados comunistas,
engendro de todo mal,
destruyeron la familia,
la religión, la moral,
todos aquellos principios
que guiaban nuestro actuar,
convirtiendo a los cubanos
en parias sin dignidad,
esclavos de una doctrina
diseñada para el mal
con propósitos malévolos,
una doctrina infernal.

Mujeres prostituidas
para el hambre mitigar
y alimentar a sus hijos.
Llenos de necesidad,
los hombres robotizados
no se quedan muy atrás.
El robo y el doble estandard,
para poder sustentar
las necesidades mínimas
de un empobrecido hogar.

Triste la vida hoy en Cuba,
privados de libertad
por sus calles hoy deambulan,
arrastrando su pesar,
aquellos pobres cubanos
que se quedaron atrás,
esperando con tristeza
que algún día haya piedad
para sus sufridas vidas,
el día del gran final,
ese día en que el tirano
se vaya con ¡Satanás!.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch