Languidece hoy mi patria, bien triste, bien olvidada,
intereses muy mezquinos, políticas equivocadas,
han querido mantenerla muy sola y abandonada,
llorando la desventura de haber sido traicionada.

Confiando en grandes amigos que no honraron su palabra,
esperando aquella ayuda prometida y no enviada,
grupos de valientes hombres a una invasión se sumaban
con la ilusión de lograr a su patria liberada,
enfrentándose al fracaso de la acción que se esperaba
derrocaría al tirano que hoy oprime nuestra patria.

Falsas promesas siguieron engañando nuestras almas,
durante años creímos tontamente aquella farsa,
una sarta de mentiras, politiquería barata
que nos mantenía hibernando en un mundo de esperanzas.

Falsos países amigos lucraban con la desgracia
de nuestra afligida patria, pobre, triste y enlutada,
sufriendo de un cruel sistema donde apenas respiraba,
padeciendo la opresión sola y apesadumbrada.

Esperando que algún día se rectifiquen las faltas,
se cumplan rotas promesas y se ayude a nuestra patria,
que no se ignore el dolor de un país que se desangra,
los cubanos mantenemos nuestras desgarradas almas
recordando nuestra tierra, añorando sus sabanas,
echando mucho de menos, palmas, ríos y montañas,
su mar y su cielo azul que se comparan con nada,
pensando en aquella tierra, tristemente traicionada.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch