Naturaleza


La libertad se aproxima
cual ansiada primavera,
muy pronto florecerán
los nardos, las azucenas.

Después de un muy crudo invierno
que secase las praderas,
donde la flora y la fauna
casi, casi, se extinguieran.

Resurgirán los jardines
vistiendo sus flores bellas,
la campiña nos deleita
con su enjambre de palmeras.

El perfume de las flores
nos embriaga, nos marea,
quedan atrás las ortigas,
ya éstas no nos molestan.

Libando de flor en flor
las mariposas y abejas,
los pájaros con sus trinos
musicalizan y alegran.

Se respira a plenitud
un aire que nos refresca,
nos movemos sin reparos
dentro de una patria nueva.

Se reconstruyen las casas,
las calles, las carreteras,
ha quedado atrás el odio
que tanto daño infligiera.

Vuelve el amor a mi tierra
haciendo historia las penas,
es un nuevo renacer,
¡ya llegó la primavera!

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Entre el cielo y la tierra
un mundo convulsionado,
el terrorismo y las guerras,
la incomprensión del humano.

Mucho trabajo nos cuesta
al mundo civilizado,
ponernos todos de acuerdo
y tratarnos como hermanos.

Las ambiciones y el odio,
los intereses creados,
el egoísmo y la envidia,
nos mantienen separados.

El materialismo crece
a ritmo desmesurado,
espiritualidad y principios,
elementos ignorados.

Se ha perdido la medida
de lo que es bueno y es malo,
somos por lo que tenemos,
un concepto equivocado.

El mundo se deteriora
a pasos agigantados,
le mezquindad de los hombres,
los sentimientos enanos.

Entre el cielo y la tierra
si esta actitud no cambiamos,
nunca veremos futuro,
pronto seremos pasado.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Nací cubano, cuanto lo aprecio,
y aunque algunos por envidia
nos miran con desprecio,
no es más que un reconocimiento
a lo que quizás quisieran ser, sin poder serlo.

Nací cubano, orgulloso me siento,
como estrella que nació en el firmamento,
en una tierra hoy llena de lamentos
y que muy pronto será libre como el viento.

Nací cubano, que suerte tengo,
allí crecí y cuando abandoné aquello
forzado por circunstancias ajenas a mis deseos,
dejé sembrado innumerables sentimientos.

Nací cubano, nunca lo niego,
en la tierra de mis padres y mis abuelos,
donde aprendí a querer todo lo nuestro,
donde quisiera haber vivido mucho más tiempo.

Nací cubano, nací en lo bello,
la tierra que hoy motiva mis desvelos,
y si algún día tuviera que nacer de nuevo,
quisiera volver a nacer en aquel suelo.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Recostada en el Caribe,
adornada por palmeras,
endulzada por las cañas,
vestida de guayabera.

Rodeada de bellas playas,
valles, ríos y montañas,
debajo de un azul cielo,
como aretes, nubes blancas.

Mirando hacia el infinito
elevando una plegaria,
un pueblo vive oprimido,
un pueblo que sufre y calla.

Su belleza no han cambiado,
no han podido aminorarla,
mucho ha cambiado la vida,
marchitas están las almas.

Cambios drásticos vinieron,
revolución insensata,
detuvieron el progreso,
acabaron con la patria.

Filosofía destructiva,
malévola en su contexto,
terminaron con la paz,
aniquilaron un pueblo.

Todo tiene su final
como ha tenido comienzo,
pronto Cuba reirá,
¡pronto habrá un resurgimiento!

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Afectada por una terrible sequía
indefensa se encontraba una isla hermosa,
las nubes con sus vientres llenos de agua
se habían marchado hacia lejanas costas.

El caudal de los ríos ya menguaba
debido a que la lluvia no caía,
la tierra con su cara muy cuarteada
prontamente su fertilidad perdía.

Lloraban las palmeras desoladas
ante el triste paisaje que veían,
las cañas bien resecas protestaban,
producir su dulce jugo no podían.

Las flores se veían ya marchitas,
secos pétalos al suelo se caían,
no pudiendo libar de ellas su néctar,
mariposas y abejas perecían.

Los pájaros perdiendo su entusiasmo
en el silencio sus trinos escondían,
al igual que los otros animales
la falta de agua acababa con sus vidas.

Se extendía el fuego por los campos,
con gran facilidad ellos ardían,
contribuyendo al dantesco espectáculo
colofón de prolongada sequía.

Expuesta a tan tamaña inclemencia
flora y fauna poco a poco se extinguía,
comparable esta sequía al cruel sistema
que inmisericorde hoy destruye nuestra isla.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
se mezcla el blanco y el negro
y traen al mundo al mulato.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
todo el mundo se acobarda
llegó al solar Pepe el guapo.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
cuando se forma la bronca
en el solar hay piñazos.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
a uno que se equivocó
le dieron un navajazo.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
en la esquina conversando
se encuentra un grupo de vagos.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
pasó una mujer bonita
y todos la piropearon.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron  y guarapo,
en la barra de la esquina
muchos se dan cañangazos.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
la música de los bares
se une al ruido del tránsito.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
cuando pasa el billetero
todos compran su pedazo.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron  y guarapo,
el que juega a la bolita
se saca de vez en cuando.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
se llevaron a Cheito,
el bolitero, esposado.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
pregonando sus productos
los vendedores del barrio.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
olor de flores y frutas
estimulan el olfato.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo
las fritas con sus papitas
al paladar un regalo.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
el cubano laborioso,
se la pasa trabajando.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
ahora a gozar la vida
llegó el día del descanso.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
cuatro juegan dominó,
uno el que suma los tantos.

Azúcar, café, tabaco,
música, ron y guarapo,
broma, escándalo y alarde,
es el típico cubano.

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Al cruzar del mar . . .
lo que fuera paraíso
en infierno convertido,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
yace aquel pueblo sufrido
en manos del comunismo,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
donde agoniza la vida,
las esperanzas perdidas,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
gran ergástula castrista,
se encarcela y se fusila,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
del mundo entero olvidado
está un pueblo sojuzgado,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
sufriendo su desventura
se encuentra la gente en Cuba,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
una horrible pesadilla
que terminará algún día,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
libertad desconocida,
libre expresión prohibida,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
donde ya no se respira,
asfixiante tiranía,
al cruzar del mar . . .

Al cruzar del mar . . .
anhelo del exilado
de volver al otro lado
al cruzar del mar . . .

Libro \
Publicado en el Libro: Poemas II
Autor: Cástulo Gregorisch

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.