En su verde envase de larga figura
nos trae nuestra caña su rica dulzura,
su jugo abundante cargado de azúcar,
guarapo agradable, pura sabrosura.

Crece en la campiña de mi bella Cuba
tiñendo de verde sus lindas llanuras,
como un mar gigante de apacibles olas
se mueven las cañas cuando el viento sopla.

Arrullan sus hojas cuando acariciadas
por la suave brisa de la madrugada,
flexible su tronco, dura su corteza,
precioso regalo de la naturaleza.

Después de pasada por el cruel trapiche
convertido queda su tronco en bagazo,
extraído el jugo, sabroso guarapo,
pronto en las calderas hervirá algún rato.

Varios los productos de ella derivados,
ricos son sus rones, sabroso el melado,
azúcar turbino que al ser refinado
en el blanco azúcar queda terminado.

Poemas
Publicado en el Libro: Poemas
Autor: Cástulo Gregorisch

About these ads